¿Por qué un perito tasador puede ser crítico de arte?

¿Por qué un perito tasador puede ser crítico de arte?



abril 25, 2019

 

 La obra de arte se considera el fruto de la capacidad creativa individual del ser humano. Por supuesto, sólo unos pocos han tenido y tienen esta cualidad y facultad única que les diferencia del resto de seres humanos.


En sus diversas realidades y percepciones las artes plásticas tienen por sus características  intrínsecas su originalidad, su proceso creativo, su belleza, que expresa y como lo hace, su intención y como influye en el entorno social y cultural donde aparece. Es decir si ese objeto merece ser considerado como Arte.


Esta consideración final de Obra de Arte, hará que esa creación deje de ser únicamente el fruto de la expresión creativa y merezca destacar sobre otras. El artista quiere mostrar su obra y por tanto que se reconozca su aportación al fenómeno cultural y por tanto esa creación artística no va a ser un elemento aislado y fruto del trabajo de un creador, sino que deberá acompañarse de otros agentes que aproximen y hagan visible al público esa creación respecto a otras creaciones. Las figuras relacionadas como el representante y el critico serán los promotores del artista y de su obra, que se traducirán posteriormente en el galerista, el coleccionista y el mercado del arte como resultado de éxito.


Entendemos al Critico de Arte como el experto, al especialista que nos explica, nos «traduce» una obra o los motivos de un artista para acometer y desarrollar su obra.

La
percepción del Critico es objetiva y nos aproxima las características
formales y artísticas de un autor y que representa o que trascendencia
puede tener la obra del autor ya sea por su calidad, su técnica, su
discurso o su influencia en el momento cultural en el que aparece y
desarrolla.


La
Critica, ha sido es y será al fin al cabo quien determinará el valor presente o
futuro de la trayectoria artística de un autor, y una vez éste alcance o
merezca la consideración de ser elevado al retablo mayor del altar del arte, quedarse en una capilla secundaria o simplemente sea una ofrenda floral temporal y perecedera. Y al fin y al cabo esa importancia o no de la obra de un artista tiene finalmente un reflejo en su valor: Su cotización como bien material.

El Perito como uno de los especialistas implicados en el mercado del arte debe clarificar en lo posible y acercar al público esta realidad final

 

El Perito Tasador tiene la función analítica del arte y su realidad como elemento ya no sólo artístico sino en la versión o función que coexiste y es inherente a la obra: Su precio. La actividad del Perito Tasador no es global ni notoria. No influye ni pretende hacerlo. Precisamente uno de los requisitos  profesionales del Perito Tasador es la confidencialidad. No es difícil por tanto entender la importancia de su opinión.
 
El Perito Tasador no juzga el arte, ni es su función. Una vez la obra de un autor ha alcanzado el Olimpo de la cotización y convertirse en un objeto valioso, como cualquier bien apreciado alguien debe dictaminar su precio, y ese alguien es el Perito Tasador.
 
Por tanto, si el Critico tiene una función informativa y dibulgativa ¿Por qué no el Pertito Tasador? ¿Acaso no interesa al publico experto o neófito las cuestiones relacionadas con la realidad económica del arte y por qué? ¿Saber si esto del Arte es tan obscuro o no?.
 
Y digo Obscuro porque como bien preciado, la obra del artista que ha conseguido ser considerada como un objeto valiosos se convertirá en un bien de mercado sujeto a especulación que conlleva a veces la consabida corrupción. Una corrupción que en el mundo del arte se traduce fundamentalmente en la falsificación, el tráfico ilícito y el fraude.
 
¿Acaso el Perito Tasador no puede alertar y llamar la atención sobre comportamientos y actuaciones anómalas generalizadas de los agentes que intervienen en el mercado del arte?. El Perito como experto puede y creo, debe, como uno de los especialistas implicados en el mercado del arte clarificar en lo posible y  si tiene el ingenio para ello, acercar esta realidad final, que probablemente es la que finalmente interesa al publico.


El arte por tanto es un proceso con un principio en la creatividad del artista hasta su consagración como bien cultural y patrimonial y por tanto no se pueden ignorar las circunstancias necesarias para ello. El elemento pericial es lo que finalmente garantizará que el legado del artista mantenga esas cualidades de originalidad, singularidad y valor.




EL ARTE NO ES AJUAR DOMÉSTICO